domingo, 30 de diciembre de 2007

La presencia del Espíritu Santo


Últimamente, durante estos años, se me ha quitado el sosiego por la mañana, antes de salir el sol, antes de comenzar el día, cuando todo está en silencio. Alguien ha intentado despojarme la quietud de una manera especial; es difícil describirlo; mi corazón se levanta, algo se completa y alegra mi vida… y un deseo de orar físico, moral y espiritual invade mi espíritu.
Físico porque por la misma naturaleza me arrodillo, me inclino y me rindo. Moral porque con especial cortesía, con apreciación al entendimiento y acción de bondad me despojo de mi conciencia secular.
Espiritual, porque sé que el Espíritu Santo te está tocando, porque Nuestro Señor Jesucristo te está visitando.
De repente, de manera prolongada dirijo mi adoración a Dios. Pido que manifieste su santidad y poder entre los hombres. Y hay sentido profundo transmitido por una voz suave y Poderosa, para ORAR por mi esposa y por mi hijo. Luego hay una suplica para orar por mi familia y la familia de mi esposa. Esa voz te lleva a orar por mis amigos, por mis compañeros de trabajo, y por aquellos que habitan en el mismo barrio. Te pide que ores por la ciudad donde tu vives, por las personas que viven en tu pueblo. Te endereza y me lleva rectamente a orar por El País, por tu País. Te guía y te muestra para que dirijas tu oración por todas las Naciones. El Espíritu Santo me encamina con su preciosa intención. Me muestra a gobernantes que rigen y dan reglas en el manejo de los pueblos. Me encuentro llorando. Siento que algo majestoso, algo que supera en tamaño, de gran intensidad se propaga en la habitación. Una persona con grandeza, superioridad y autoridad sobre mí, se endereza con un semblante parecido al de una torre, de elevada estatura, pero de una máxima altura me observa. No puedo alzar los ojos. Es difícil describirlo. Siento que me examina atentamente. Que espera a que guarde y cumpla exactamente lo que me manda y ordena. Me mira con atención. No me siento digno,…Es algo que no se puede explicar con más palabras.
Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual. Así podréis andar como es digno del Señor, agradándolo en todo, llevando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios. Fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, obtendréis fortaleza y paciencia, y, con gozo, daréis gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz. Colosenses 1:9:12.
A Cristo sea toda la Honra.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

al señor jesus sea la gloria por todos mis hermanos y hermanas en cristo ,
que se derrame abundantemente con poder la gloria del señor sobre ustedes y los unja con su poder y amor ,
amen amen

ABEL ADAN dijo...

Quisiera dirigirme a tí por tu nombre, como buen hijo de Dios que debes ser!

Gracias por tu oración.

Dios te continúe bendiciendo.

Florencia dijo...

Que la gracia del Señor sea con todos, Le pido ore por mi, pues tengo meses que e estado algo enferma, aveces la confianza y la fe se me va de mi corazón nose porque. y aveces me siento tan confiada de que el Señor esta siempre a mi lado y que por su gracia me sanará, en sus oraciones acuerdese de mi.
Atte. Florencia