jueves, 24 de abril de 2008

MAESTRO: DON MINISTERIAL DE CRISTO (1)

Un maestro es alguien que instruye y por su instrucción hace que otras personas aprendan. Su instrucción implica la exposición y explicación de la Escritura.
El propósito de la enseñanza del Maestro es llevar a la iglesia a la Unidad, el crecimiento, la madurez y la capacitación para el servicio.
Esa misma enseñanza debe tener la habilidad de cambiar la vida de las personas con la enseñanza de la doctrina.

Jesús como Maestro, lo vemos en sus discípulos; fueron los primeros que conocieron a Jesús como Maestro. Marcos 4:38- Juan 13-3.

Los fariseos también conocieron a Jesús como Maestro. Mateo 22:16-17

Nicodemo también en Juan 3:2. Jesús enseñaba con AUTORIDAD. ÉL VIVIA LO QUE ENSEÑABA. Recibió la unción del Espíritu Santo para enseñar. Jesús enseño y utilizó muchas ilustraciones. Él contó muchas parábolas. Utilizaba métodos y técnicas. Los milagros confirmaban su enseñanza. Juan 3:1-2 - Lucas 5:17.

Fueron maestros también Pablo (1 timoteo 2:7), Bernabé (Hechos 11:21-26), Apolos (Hechos 18:24-26).

Amados, una cosa es el Ministerio del Maestro y otra cosa el don de enseñanza. El Ministerio del Maestro tiene el Don de enseñanza.

Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. ¿Son todos apóstoles? ¿Son todos profetas? ¿Todos maestros? ¿Hacen todos milagros? 1 Corintios 12: 28-29

Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza. Romanos 12 : 4-7.
Cristo les ama.

2 comentarios:

Yhostend Este dijo...

muchas gracias,Dios sea con ustedes.

ABEL ADAN dijo...

Gracias por tu participación.
Dios te continúe bendiciendo.