viernes, 16 de enero de 2009

EL DIOS DE PAZ


Hace unos meses había escrito sobre la mente en Cristo; la mente en Cristo que trae la Paz de Dios. Esa Paz de Dios que sobrepasa cualquier barrera, que limpia tu atmósfera en Oración, que te deleita serenamente.


Siempre ha retumbado en mi mente los versículos del libro de Filipenses. -Regocijaos en el Señor siempre-, nos dice Pablo. Cuando me regocijo en el Señor hay una alegría expansiva, un júbilo que solo Él merece. Te llena, te encanta, te embelesa; y he allí cuando tu angustia desaparece….


A diario somos bombardeados por publicidad, por noticias extrañas, en la radio, en la televisión, situaciones que juegan mucho con nuestras emociones; pero nuestro Señor Jesucristo es Maravilloso; nos ha dado la llave para abrir esa puerta a lo que es Verdadero y Justo.


No puedes alimentarte a diario de la Palabra, si a diario sois abrumados o acosados en nuestra mente. Tu cerebro mira con atención todas las cosas que hay a tu alrededor; a veces guarda y advierte sobre tu consciente o inconsciente. Puede que una publicidad te altere la voluntad y tu carácter cognitivo queda sujetado a lo que percibiste.


Por eso te digo estimado amigo, que día por día, lee la Palabra de Dios, suminístrale al cuerpo, a tu templo, a tu mente la Palabra de Dios y tendrás lo siguiente:


Detendrás toda duda que el enemigo quiera imponerte.

“Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado”.

Te vestirás de amor, que es el vínculo perfecto. Y la paz de Dios gobernará en tú corazón, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo.

Tendrás entrada por un mismo Espíritu al Padre, por medio de Jesucristo Nuestro Señor.

Tendrás seguridad y acceso con confianza por medio de la fe en Él.

Gozarás con Oración y ruego, con acción de gracias.

Serás edificado para morada de Dios en el Espíritu.

Tendrás como fundamento a Jesucristo nuestro Señor y harás Su Voluntad

La justicia de Dios irá delante de ti, y su Gloria será tu retaguardia.

Y mucho más sosiego de Su Palabra.


En que hay que pensar? Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Y el Dios te paz estará con vosotros.


Está es Su Promesa. La Promesa del Espíritu Santo cuando nos dice:

La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo. Habéis oído que yo os he dicho: “Voy, y vuelvo a vosotros”.


Cristo te ama.

3 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

Si piensas en la Palabra, de ti boca lo que saldrá será La Palabra, y ella es la sanadora tanto de almas como de cuerpos.

Alí Reyes H. dijo...

Un amigo bloggero colgó algo acerca de los escándalos cometidos por líderes connotados del evangelio. Cosas terribles pero que son verdad. De todas maneras este servidor colocó su opinión y les avisé a Daniel e Isa quienes también opinaron, pero me gustaría la opinión tuya hermano.

Puedes entrar directio desde tigrero, buscar el blog Atila el Huno y dirigirte a la entrada "Atila y Dios". Agradezco tus comentarios y la sabiduría que te dé el Señor.

ABEL ADAN dijo...

Según lo que guardes en tu mente todo lo que declaramos con la boca así será; es por ello que teniendo la mente en Cristo nos traerá la Paz de Dios.

Con gusto Ali, pasare por el blog que señalas.

Gracias por tu opinión....

Dios te continúe bendiciendo.